La forma cómo invertimos en el Mercado de Valores es un reflejo de nuestros conocimientos, capacidad económica, anhelos y, por qué no decirlo, temores. Por eso se han creado los Perfiles de Inversionistas. Conoce de inmediato y a precisión al inversionista conservador.

La clasificación clásica incluye tres tipologías: agresivo, moderado y conservador.

El agresivo es aquel que busca el máximo rendimiento posible y, en consecuencia, está dispuesto a correr mayores riesgos en sus inversiones.

El moderado es el que está dispuesto a aceptar cierto nivel de riesgo para aumentar su rentabilidad.

INVERSIONISTA CONSERVADOR

Es el que invierte en instrumentos de poco riesgo que le permiten tener la certeza de que no perderá su capital invertido.

Es, de los tres, el que busca mayor seguridad. Y es que su propósito es, fundamentalmente, consolidar su patrimonio y, en segundo orden de importancia, generar una rentabilidad modesta.

El inversionista conservador se concentra, por lo general, en instrumentos de renta fija, estos son los que tienen una tasa de interés que ya se conoce de antemano y que se hace efectiva en un lapso conocido.

A estas características corresponden los siguientes instrumentos dentro del mercado local:

  • Cuentas de Ahorro
  • Certificados de Depósitos
  • Bonos de Deuda Pública [emitidos por el Ministerio de Hacienda]
  • Letras y Notas [emitidos por el Banco Central]

tivalsa-caracteristicas-inversionista-conservador-infografia

PUNTUALIZACIONES SOBRE EL PERFIL

  1. Los Puestos de Bolsa te ayudan a definir tu perfil.
    Los ejecutivos de los puestos están calificados para hacer las preguntas financieras adecuadas a los inversionistas y, posteriormente, establecer su perfil.

  2. Los Puestos de Bolsa deben cumplir con este requisito.
    La Ley 249-17 que regula el Mercado de Valores dominicano establece que los Puestos de Bolsa tienen la obligación de realizar estos perfiles. Más aún, les prohíbe realizar inversiones a nombre de sus clientes que no se ajusten a las características de su perfil.
  3. No hay perfil bueno ni malo.
    Es posible que quienes tienen una primera aproximación a este tema vean con recelo ciertos términos como “agresivo” o “conservador”.
    Lo primero que hay que advertir es que no encierran una valoración positiva o negativa. Solo describen, pues no hay un Perfil de Inversionista que sea mejor que otro.
  4. Los perfiles no son estáticos.
    Los perfiles pueden variar según vayan cambiando algunas variables en la vida productiva del inversionista, y no solo nos referimos a los ingresos económicos.


Veamos esto último con un ejemplo. Una profesional recién egresada puede empezar con un perfil de inversionista conservador, pues, quiere seguridad en las inversiones que efectúa con sus primeros ingresos.

Con el tiempo aumentan sus ingresos en su empleo, tiene más conocimientos financieros y, adicionalmente, corre con éxito en sus emprendimientos; podría convertirse, eventualmente, en una inversionista agresiva.

Poco después forma una familia, sus nuevas responsabilidades la llevan a ser más recatada con el nivel de riesgo de sus instrumentos financieros, de manera que es posible que su perfil se identifique ahora con el de una inversionista moderada.

Como ya habrás visto, un perfil conservador no se trata de algo bueno o malo, sino de una clasificación que te puede ayudar a ti y a tu Puesto de Bolsa a hacer una selección más acertada de los activos financieros que adquieres en el Mercado de Valores dominicano.

En la actualidad, puedes echar mano de recursos en línea confiables que te pueden ayudar a determinar cuál es tu Perfil de Inversionista, como este instrumento virtual.